Escultora a secas: Camille Claudel

Comienzo pensando que hoy no voy a escribir nada de jeito*, pues tengo en la cabeza el brexit de Eva, el maullido de mi gato interrumpiendo el sueño de domingo por la mañana, la soledad de la que escribe, el trazo del círculo en que no dejo de contarme, la languidez del sol calentando la esquina del sofá donde me gusta sentarme a no pensar.

Todo ha empezado al leer en una noticia de un diario portugués la historia de Camille Claudel y su merecido museo (aquí el enlace al artículo), y notar que a veces creemos que queremos decir algo pero la forma nos delata y no terminamos de decirlo. Incluso contamos lo contrario bajo palabras que no definen lo que nuestro lenguaje formal dicta. A raíz de este artículo que habla de lo injusto de perpetuar la historia y que sin embargo se encarga de hacerlo, perpetuando lo perverso del lenguaje. Aunque la autora parece creer que su comienzo hablando sobre el titular que pudo ser (injusto, sexista, poco afortunado) pero no fue ya hace justicia. Y no. Por eso he escrito una ingenua propuesta de corrección a través del formulario que aparece al final del texto publicado en Internet.

Sobre Camille Claudel y la injusticia de ser mujer

La noticia es un ejemplo de cómo no introducir un artículo referido a una mujer, en el que la primera referencia a su biografía hace alusión al parentesco o relación amorosa con un hombre reconocido, y cómo no escribir un pie de foto en el que se hace referencia a la belleza de Camille Claudel, como si ese dato fuera históricamente relevante en lo que se refiere a su desempeño en la historia del arte en la disciplina de escultura.

Aquí os dejo mi comentario, en un portugués mal escrito, y debajo os dejo una traducción o explicación al castellano de los que también me leéis.

  • “Mais que um erro, acho a abordagem do artigo contrária ao que se está a expor. A forma na qual foi escrita a introdução, no primero parágrafo, não faz mais que “perpetuar a história” e a injustiça da que está a falar depois. Além, no comentario baixo a fotografia, está a dar informação não relevante, com um trato diferente a uma mullher artista, destacando a sua beleza, que é a última coisa que interessa enquanto o eixo da questão é o percurso artistico e vital dela na arte da escultura.
    É dizer, se o objetivo do artigo é apoiar a importáncia da Camille Claudel que vai ser reconhecida com um museu, uma forma de reparar esa perpetuação da historia seria fazer concordar a forma com o conteúdo do texto. As palavras dizem e a forma delata uma construção contrária ao discurso.
    E se a autora tem muita vontade de falar da beleza da escultora (o qual automáticamente chama a salientar uma qualidade feminina e faz relembrar que ela “foi só amante de”), por favor, pode fazé-lo mais para a frente, contextualizadamente.
    O facto de falar de uma mulher a fazer referéncia a um homem (filha de, amante de) na sua apresentação quer dizer que ainda temos muito que mudar na nossa forma de expressar, e,  com muita mais responsabilidade, como jornalistas que falamos para o público. Obrigada. Cumprimentos.”

Esto es más o menos lo que quise decir:

Más que un error, considero el abordaje del artículo contrario a lo que se expone en el mismo. La forma en que está escrita la introducción, en el primer párrafo, no hace sino “perpetuar la historia” y la injusticia de la que habla después. Además, en el pie de foto, habla de su belleza, información no relevante, proporcionando así un trato discriminatorio a una mujer artista, que pasa a ser valorada, hasta el momento, por atributos que pasan por ser “amante de” y por su belleza física. Es lo último que nos interesa, su belleza, cuando lo importante es hacer foco en su recorrido artístico en la disciplina de escultura… y ahí sí pueden comenzar a aparecer las referencias a su maestro y… amante.

Es decir, si el objetivo del artículo pasar por apoyar la importancia de Camille Claudel en la historia de la escultura y destaca que su relevancia histórica y artística va a ser reconocida al fin (aunque también sea criticable el contenido del museo), una forma de reparar esa injusticia de trato y ese perpetuar la historia injustamente sería hacer concordar esas palabras con la forma del texto, que parece contraria a lo que se pretende expresar. Las palabras dicen y la forma delata.

Y si la autora tiene muchas ganas de hablar de la belleza de la escultora, puede hacerlo más adelante y de forma contextualizada, si es que se puede y la estructura del relato lo pide. Hablar de la belleza de Camille Claudel automáticamente llama a destacar una cualidad femenina que la hizo ser solamente “amante de” y que, de paso, rebaja su capacidad artística.

Y, concluyendo, el hecho de hablar de una mujer haciendo referencia a un hombre en su presentación (hija de, amante de… ) quiere decir que aún tenemos mucho que cambiar en nuestra forma de expresarnos, y, con mayor responsabilidad, como periodistas que nos dirigimos al resto.

Únicamente siento que me haya saltado la alarma justamente con un artículo en un diario portugués, puesto que nuestra literatura periodística -la española- está llena de estas fallas del lenguaje, que en realidad son lapsus de pensamiento no consciente transformado en palabras en una sociedad eminentemente patriarcal.


*nada de jeito: es una expresión portuguesa que me encanta y que vendría a decir “nada a derechas”, “nada bien” , “nada útil” o no dar pie con bola.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: