La vida que se agota

Bello durmiente, descansa al sol

En marzo, a mi gato le quedaban tres vidas. Estamos en septiembre, solo le queda una y ya se le está acabando. Duerme todo el día sobre la cama y la respiración es aún más queda que de costumbre. Regula las pocas energías que le quedan para saltar convincentemente desde la cama al suelo y maullar en un gritito extraño por algo de comida. Ahora solo pide una vez al día.

Las últimas veces le veía extraño y sentía como si cometiera una especie de proeza al saltar; con gran dignidad retomaba el equilibrio al escurrirse sobre la imitación de madera del suelo, me recordaba a alguien mayor que disimula cuando pierde el equilibrio, cuando hace un escfuerzo que le supera pero que hace como si no fuera con él la edad. Y es que Blanquito tiene casi trece años.

Y es que fue en 2005 cuando vino de Lisboa, cuando le trajimos en avión desde el bairro de Graça. Este gato alfacinha ha vivido muchas vidas, y yo con él las he vivido todas. Siento que con él se irá gran parte de mi vida, me pregunto si habrá algún secreto que sólo conocemos los dos y pienso si aún nos dará tiempo a vivir alguna aventura que solo conozcamos él y yo. De momento, en la habitación estamos solos, compartirmos cama durante todo el día y tengo instalada en casa una repentina habitación de hospital con una bolsa de suero colgada de una percha.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: