Animales Invertebrados* o cómo mi gato se cuela en todos los relatos

Animales invertebrados_Oscar

*Animales Invertebrados es el título de la novela de Óscar Romero.
Aquí puedes ver el Book trailer

 

***

Max existe, no cabe duda. Max está en el mundo. O, mejor, en el submundo. Sí, ese mundo aparte que habitan los desempleados, los fracasados, los que ni siquiera se molestan en leer los libros de autoayuda (más quisieran los autores, qué gran campo). Gente que habita la periferia, aunque sea muy poco cool. Hay un mundo paralelo a contracorriente cuando casi siempre desearías ir a favor, a favor del dinero, sobre todo; pero es que vas en contra, demasiado en contra. Sin rumbo laboral, sin reloj ni horarios, sin prisas en el metro. Claro que siempre cabe fingir, e ir dando grandes zancadas, frunciendo el ceño con cara de prisa. Aunque no vayas a un sitio definido. Sí, ese submundo donde te preguntas qué es eso de un trabajo, uno pagado, y con horarios pautados, y con nómina. Desde donde te preguntas qué se siente teniendo un trabajo fijo, un abono de transporte para todo el mes, ¿es verdad que existen los cheques gasolina? O, simplemente, un coger el metro de ida y vuelta y con transbordo, a todo lujo: aire acondicionado, asiento, velocidad. Adrenalina.

Quien lo ha vivido lo sabe. Y con la tasa de paro que tenemos hoy y con la de trabajos basura entre los que podemos elegir, creo que hay mucha gente que ya conoce a Max en su propia piel antes de ponerse a leer sus peripecias. Las que se cuentan en el libro: escenas delirantes de la vida real, lo cotidiano en lo más absurdo del ser humano, y en lo más tierno y desnudo, también. Lo que nos pasa por la cabeza, lo que le pasa a Max y a sus animales. La vida que nos pasa.

 

Max es otras cosas, además de Max

Max se construye su propios mundos donde, buceando por túneles de metro, y entre excursiones de periferia, conquista a la chica de sus sueños y gana un combate de boxeo. Y también construye otros mundos donde el olor de la lluvia traspasa las paredes o donde un conejo va a trabajar en su lugar. O Max se disfraza de conejo, o el conejo se disfraza de Max. No queda otra.

A través de sus relatos, el protagonista de la novela, Max, construye sus propios animales de compañía. Max es perro, Max es tierra húmeda y olor a lluvia en el parque, Max desciende de un hámster, Max no tiene pelos en la lengua. Una vez que ha dado a luz a los hechos y personajes, estos echan a andar surgiendo del cuerpo del libro. Habiendo escalado líneas y párrafos enteros, se deslizan por el lomo y, ya en tus manos, se te cuelan por cualquier sitio. Como el hámster que primero te sube por el cuello y luego corre a esconderse bajo la ropa. Como el gato que pone la primera pata sobre tu pierna, después la segunda, y cuando te quieres dar cuenta, lo tienes con todo su peso sobre tu regazo.

***

Aquí y aquí puedes encontrarlo.

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: