Bach y la torrija solitaria o La vergüenza, la vulnerabilidad y el miedo.

Las monstruas nos espían desde los frisos y en los márgenes de los libros.* Acabo de ponerme un disco de Bach, pues he leído que la música clásica activa algún lugar recóndito de nuestra mente, y a nuestras neuronas les da por crear conexiones de mayor calidad y creamos mejor. O algo así. Acabo tambiénSigue leyendo «Bach y la torrija solitaria o La vergüenza, la vulnerabilidad y el miedo.»

Nos inventaremos los nombres

Dibujaremos los mapas, nos inventaremos los nombres. Esta mitad de estrofa de Ricardo Lezón, mcenroe, resume la euforia de la construcción de un lugar que, en realidad, no existe. Pero es tanta la emoción que siento al leerlo y, sobre todo, al escucharlo, y era tanta la que sentía al leerlo y, sobre todo, alSigue leyendo «Nos inventaremos los nombres»

¿Alguien se ha olvidado de hacer su trabajo?

¿Por qué misteriosa razón se publica esta noticia en la sección de sociedad? ¿Por qué A Gorda aparece tratado como si fuera un reality show? ¿Por qué Isabela Figueiredo, “esta sensible mujer”, no aparece presentada como la escritora portuguesa de larga trayectoria que es? ¿Alguien se ha perdido algo?, que diría Gila. ¿Alguien es capazSigue leyendo «¿Alguien se ha olvidado de hacer su trabajo?»

Escultora a secas: Camille Claudel

Comienzo pensando que hoy no voy a escribir nada de jeito*, pues tengo en la cabeza el brexit de Eva, el maullido de mi gato interrumpiendo el sueño de domingo por la mañana, la soledad de la que escribe, el trazo del círculo en que no dejo de contarme, la languidez del sol calentando laSigue leyendo «Escultora a secas: Camille Claudel»

El gato triunfador

Le digo a mi gato que es un triunfador y voy a prepararme la comida. Mientras, pienso en el concepto de ir, volver, quedarse, resistir, triunfar. Blanco es un gato alfacinho del barrio de Graça. Vino con nosotros en 2005, con una cadera rota y desde entonces ha vivido como un marqués. Como un marquésSigue leyendo «El gato triunfador»

Alcalalí*

*Título de uno de los relatos de Juantxu Bohigues en su recopilatorio Luna de sangre. Alcalalí. Al encender el ordenador, lo primero que hago es buscar la palabra mágica en el mapa. Alcalalí. El campanario de una iglesia, calles vetustas, una mata de romero, unos campos sembrados, árboles en flor (almendros -los del turrón deSigue leyendo «Alcalalí*»

Filosofía y horizonte

«Esta grandeza que ha tenido lugar» La filosofía como derecho, como aprendizaje y crecimiento. Como un acercamiento a las profundidades del ser humano. Como un lugar al que acudir para algunas respuestas y, sobre todo, para muchas preguntas. Crecer sin preguntas es como crecer sin centímetros: es decir, imposible. Y los centímetros a la estaturaSigue leyendo «Filosofía y horizonte»