26 de marzo: El silencio

Ayer miré por la ventana a las seis de la mañana, que aún no me había ido a dormir, y luego otra vez por la tarde; el día anterior había mirado por la tarde, fijándome en un gato, en los pájaros, en los que pasean perros, en uno que miraba una bolsa junto a la... Leer más →

Martes 17 a viernes 20 de marzo. Lecturas, vínculos

Martes, 17 de marzo de 2020 Hay que irse familiarizando con esta nueva forma. Que para mí es una extensión de los últimos tiempos: detrás de las pantallas, lanzando mensajes que construyan vínculos, que los mantengan. No olvidar que la escritura es la fuente, volver a ella, siempre. Seguir, no olvidar que hay que seguir.... Leer más →

Viernes 13 de marzo

Ayer compré dos packs de latas de atún. Avergonzada por mi exceso, miraba los carros llenos de las otras personas. Yo no cogí carro. Todo lo llevaba en brazos. Hamburguesas de salmón. Boca-bits. Un pack de leche de soja. Miré el vino de reojo. Hoy he salido al súper del barrio. Lavavajillas, limpiador WC, detergente... Leer más →

2020

Escribir. Descansar. Leer. Descansar. Vivir. 2020 como una promesa. “Con hoy es suficiente y mañana es demasiado.”* Crear y dar desde lo que me ha sido dado. *Antonio Vega

un poema de amor

É tu rosto ainda que eu procuro Através do terror e da distância Para a reconstrução de um mundo puro. Mar Novo Sophia de Mello Breyner Andresen Cuenta conmigo para el resto de la vida, dijiste. A ver cuándo me escribes un poema de amor, me retaste. Querías que te escribiera un poema de amor.... Leer más →

Río abajo

Has tenido que hacerte daño con el cajón de la cómoda para parar, sentarte, y centrarte, sin lograrlo, en evitar las lágrimas. El dedo se deja aplastar para que puedas llorar a gusto. Un alivio. Mientras limpiabas, en tu cabeza, pasando por el pecho, todo un agolpamiento de emociones, imágenes, memorias, lugares. 2019, el año... Leer más →

Los hilos que me retuercen por dentro

Salgo de la peli de Almodóvar y la frase con la que había pensado empezar a escribir ya no cuadra con mi estado de ánimo. Si ya estaba repleta de nostalgia, no me cabe toda la que me ha (re)creado la película. Pensaba empezar renovando mis votos de enamoramiento de Asier Etxeandía, ese monstruo de... Leer más →

Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)

Aquí estoy, nombrando el fracaso de no-ser-lo-que-se-espera-de-mí. Mi único amor es un gato. Un gato sucesivo. El que muere y el que renace. Un gato que hubo y otro que está siendo, y así será. Mi verano se conforma de lecturas bajo un emparrado, frente a una fuente, junto a una tinaja. Mientras mi único... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑