Trocear patatas en el aire

Yo pelo las patatas con pelador y luego las troceo en el aire. Como he visto hacer a mi madre y con toda la improvisación que conlleva. No ajustas el punto de cocción ni nada de eso, porque todo va a ojo. Los trozos salen desiguales y caen a la cazuela en diferentes momentos en... Leer más →

Los hilos que me retuercen por dentro

Salgo de la peli de Almodóvar y la frase con la que había pensado empezar a escribir ya no cuadra con mi estado de ánimo. Si ya estaba repleta de nostalgia, no me cabe toda la que me ha (re)creado la película. Pensaba empezar renovando mis votos de enamoramiento de Asier Etxeandía, ese monstruo de... Leer más →

La casa en París*

  Elizabeth Bowen con sus alumnas en Bryn College, Pennsylvania, 1956   *Título del libro de Elizabeth Bowen (1935) Leyendo el libro de Elizabeth Bowen me he descubierto pensando que era como si cuando lo cuenta lo estuviera viviendo de verdad, como si ella estuviera allí delante y describiera todo lo que pasa desde dentro... Leer más →

Cancioncilla del niño que no nació*

¡Me habéis dejado sobre una flor de oscuros sollozos de agua! El llanto que aprendí se pondrá muy viejecito arrastrando su cola de suspiros y lágrimas. Sin brazos, ¿cómo empujo la puerta de la Luz? Sirvieron a otro niño de remos en su barca. Yo dormía tranquilo. ¿Quién taladró mi sueño? Mi madre tiene ya... Leer más →

Peras

En Las niñas ejemplares, la Sofía de Las desventuras de Sofía roba peras porque tiene hambre, la madrastra no le da de comer. Sofía es castigada por golosa y ladrona. Yo, de niña, no entendía que a alguien le pudieran gustar las peras. Entendía que se robasen tartas de chocolate y hojaldres de salchicha, peras... Leer más →

Sostienes recuerdos

  El tiempo   arruga   la palma de la mano. El hueco. El cuerpo  que  se mece luz   amarillo d e s v a í d o c a y e n d o (desdibujas contornos sostienes recuerdos) La hierba es regazo. Y los pétalos de acacia. La foca y su reino contienen un Tiago (y... Leer más →

Como una dulzura*

*Carta de agradecimiento a Sabina Urraca y a su libro Las niñas prodigio. ........................................ Desde Enyd Blyton a Patricia Highsmith... Almudena Grandes, Ana María Matute... hasta llegar a Sabina Urraca. A todas las escribí cartas que nunca envié. A Sabina Urraca la escribo ahora, torpemente, una pequeñísima carta de agradecimiento. Yo por aquel entonces lloraba... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑