Dia 12 de Janeiro de 1930

Vivir no es parar: es renacer continuamente. Las cenizas no calientan; las aguas estancadas huelen mal. ¡Bela!¡Bela!, ¡no vale recordar el pasado! Lo que tú fuiste, solo tú lo sabes: una muchacha llena de coraje siempre sincera consigo misma. Y te consuela que ese poco ya es alguna cosa. Acuérdate de que detestas los trucos... Leer más →

un poema de amor

É tu rosto ainda que eu procuro Através do terror e da distância Para a reconstrução de um mundo puro. Mar Novo Sophia de Mello Breyner Andresen Cuenta conmigo para el resto de la vida, dijiste. A ver cuándo me escribes un poema de amor, me retaste. Querías que te escribiera un poema de amor.... Leer más →

Río abajo

Has tenido que hacerte daño con el cajón de la cómoda para parar, sentarte, y centrarte, sin lograrlo, en evitar las lágrimas. El dedo se deja aplastar para que puedas llorar a gusto. Un alivio. Mientras limpiabas, en tu cabeza, pasando por el pecho, todo un agolpamiento de emociones, imágenes, memorias, lugares. 2019, el año... Leer más →

Vivir como acto de fe

Revisitar los recuerdos como un acto de fe. En la vida y en el camino, comulgando con la capacidad de lo poético, en ésta, ahora, y en las sucesivas vidas que nos van aconteciendo, aquí en la tierra, para entender algo de este recorrido y de las relaciones que vamos (des)tejiendo. La complejidad d entender... Leer más →

Trocear patatas en el aire

Yo pelo las patatas con pelador y luego las troceo en el aire. Como he visto hacer a mi madre y con toda la improvisación que conlleva. No ajustas el punto de cocción ni nada de eso, porque todo va a ojo. Los trozos salen desiguales y caen a la cazuela en diferentes momentos en... Leer más →

Aquí, con mi cuerpo

Aquí, con mi cuerpo, tanteando límites. Primera manga, primera camiseta ajustada, primer sujetador. Esto parece el paso de la adolescencia o algo así, una historia de paso a la madurez. Pero no. Esto va de la recuperación de mi hombro izquierdo. De cómo se me mete algo en la cabeza y, pumba, lo hago, y... Leer más →

Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)

Aquí estoy, nombrando el fracaso de no-ser-lo-que-se-espera-de-mí. Mi único amor es un gato. Un gato sucesivo. El que muere y el que renace. Un gato que hubo y otro que está siendo, y así será. Mi verano se conforma de lecturas bajo un emparrado, frente a una fuente, junto a una tinaja. Mientras mi único... Leer más →

Se alquila

Tan rápido como termina un amor van cerrando los lugares que conformaron su espacio-tiempo. Tan vacío queda el espacio asignado al corazón como esos locales sin vida en los que ya no sucede nada. En el cristal con papel de estraza que le quita toda su transparencia cuelga un cartel que dice : "Se alquila".

WordPress.com.

Subir ↑