Dia 12 de Janeiro de 1930

Vivir no es parar: es renacer continuamente. Las cenizas no calientan; las aguas estancadas huelen mal. ¡Bela!¡Bela!, ¡no vale recordar el pasado! Lo que tú fuiste, solo tú lo sabes: una muchacha llena de coraje siempre sincera consigo misma. Y te consuela que ese poco ya es alguna cosa. Acuérdate de que detestas los trucos... Leer más →

2020

Escribir. Descansar. Leer. Descansar. Vivir. 2020 como una promesa. “Con hoy es suficiente y mañana es demasiado.”* Crear y dar desde lo que me ha sido dado. *Antonio Vega

Río abajo

Has tenido que hacerte daño con el cajón de la cómoda para parar, sentarte, y centrarte, sin lograrlo, en evitar las lágrimas. El dedo se deja aplastar para que puedas llorar a gusto. Un alivio. Mientras limpiabas, en tu cabeza, pasando por el pecho, todo un agolpamiento de emociones, imágenes, memorias, lugares. 2019, el año... Leer más →

Los hilos que me retuercen por dentro

Salgo de la peli de Almodóvar y la frase con la que había pensado empezar a escribir ya no cuadra con mi estado de ánimo. Si ya estaba repleta de nostalgia, no me cabe toda la que me ha (re)creado la película. Pensaba empezar renovando mis votos de enamoramiento de Asier Etxeandía, ese monstruo de... Leer más →

Falda fetiche, dosis verde y caminata

  Quiero (co) responder(te), Silvia Nanclares. En mi escritorio una foto del año pasado, en verano, cuando desmantelamos la casa de Galicia de mis padres. Pensé que no iba a poder soportar el recuerdo sin poder habitarlo en el presente. No ha dolido tanto. Fue más el momento. Y los días posteriores cuando lo pensaba... Leer más →

Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)

Aquí estoy, nombrando el fracaso de no-ser-lo-que-se-espera-de-mí. Mi único amor es un gato. Un gato sucesivo. El que muere y el que renace. Un gato que hubo y otro que está siendo, y así será. Mi verano se conforma de lecturas bajo un emparrado, frente a una fuente, junto a una tinaja. Mientras mi único... Leer más →

La casa en París*

  Elizabeth Bowen con sus alumnas en Bryn College, Pennsylvania, 1956   *Título del libro de Elizabeth Bowen (1935) Leyendo el libro de Elizabeth Bowen me he descubierto pensando que era como si cuando lo cuenta lo estuviera viviendo de verdad, como si ella estuviera allí delante y describiera todo lo que pasa desde dentro... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑