Quiero ser una maniquí disfrazada de novia

.Me siento rara. La sensación de una presencia constante que no se va de mi lado. Como si alguien estuviera aquí, pero que, en realidad, no está. Como una presencia fantasma. Que me acompaña pero que me agobia a un tiempo. El caso es que me he hecho amiga de mi banco en algún sueñoSigue leyendo “Quiero ser una maniquí disfrazada de novia”