Los hilos que me retuercen por dentro

Salgo de la peli de Almodóvar y la frase con la que había pensado empezar a escribir ya no cuadra con mi estado de ánimo. Si ya estaba repleta de nostalgia, no me cabe toda la que me ha (re)creado la película. Pensaba empezar renovando mis votos de enamoramiento de Asier Etxeandía, ese monstruo deSigue leyendo «Los hilos que me retuercen por dentro»

Falda fetiche, dosis verde y caminata

Quiero (co) responder(te), Silvia Nanclares. En mi escritorio una foto del año pasado, en verano, cuando desmantelamos la casa de Galicia de mis padres. Pensé que no iba a poder soportar el recuerdo sin poder habitarlo en el presente. No ha dolido tanto. Fue más el momento. Y los días posteriores cuando lo pensaba intensamente.Sigue leyendo «Falda fetiche, dosis verde y caminata»

Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)

Aquí estoy, nombrando el fracaso de no-ser-lo-que-se-espera-de-mí. Mi único amor es un gato. Un gato sucesivo. El que muere y el que renace. Un gato que hubo y otro que está siendo, y así será. Mi verano se conforma de lecturas bajo un emparrado, frente a una fuente, junto a una tinaja. Mientras mi únicoSigue leyendo «Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)»

Tus pasos en la escalera*

*Título del libro de Antonio Muñoz Molina Conforme voy avanzando en el libro de Muñoz Molina me deja un gusto en la boca como de sed. Como de querer más. Pero ¿qué más puedo querer si habla del silencio y de la espera? Si se instala en un apartamento en Alcântara desde el que seSigue leyendo «Tus pasos en la escalera*»

‘La geometría del trigo’*: palabra y piedra

Todo el libreto está atravesado por un silencio denso. Y su lectura es como un nudo en la garganta que no se desata. Frases cortadas, palabras a punto de ser dichas. Insinuaciones de la tragedia que no permiten mirar atrás.

La casa en París*

  Elizabeth Bowen con sus alumnas en Bryn College, Pennsylvania, 1956   *Título del libro de Elizabeth Bowen (1935) Leyendo el libro de Elizabeth Bowen me he descubierto pensando que era como si cuando lo cuenta lo estuviera viviendo de verdad, como si ella estuviera allí delante y describiera todo lo que pasa desde dentroSigue leyendo «La casa en París*»

Tocarte con un dedo la punta de la nariz*

  *Título de la columna de opinión de António Lobo Antunes en la revista Visão 15.02.2019 a las 8h18 Porque Eva un nombre pesado, ser Eva y fea sería una desgracia, quién en este mundo aguanta una Eva fea y tenía razón, quién en este mundo aguanta una Eva tonta y tenía razón, aunque no creyese que,Sigue leyendo «Tocarte con un dedo la punta de la nariz*»

el poema feo*

*Título del poema de valter hugo mãe La princesa fea no se casó mas en el tiempo en que fue visitada por príncipes solteros queriendo agradar cortó unos palmos a las piernas para quedar más baja y cómoda al abrazo tiró de los dedos para dejarlos largos amasó los senos junto al pescuezo para subirlosSigue leyendo «el poema feo*»

Animal(es)

El 15 de marzo ya había dejado de comer. El 21 de marzo decidió esperarme y morir al poco de yo llegar. Los días que transcurrieron entremedias fueron días de mucho amor, cuidado y despedida. El 21 de marzo, día de la poesía y primer día de primavera de 2019, Blanquito, mi gato nacido enSigue leyendo «Animal(es)»

Peras

En Las niñas ejemplares, la Sofía de Las desventuras de Sofía roba peras porque tiene hambre, la madrastra no le da de comer. Sofía es castigada por golosa y ladrona. Yo, de niña, no entendía que a alguien le pudieran gustar las peras. Entendía que se robasen tartas de chocolate y hojaldres de salchicha, perasSigue leyendo «Peras»