El bal-bu-ceo del -cuerpo. Recorriendo el camino inverso.

. . . El método de trabajo de Fátima Cué es particular, poderoso. El cuerpo, la voz, las capas, el hueco, la caja que resuena, la emoción que atraviesa.Siento que recorro el camino inverso: sortear los controles de la mente, volver al cuerpo. Bajar al cuerpo. Destapar, desdecir, balbucear, rascar, .desmontar, deslucir, remontar, caer, babear,... Leer más →

La medida de la cordura

. . . Todo se escribe desde la cocina. Todo es incipiente. Detrás, el ligero movimiento, el mero impulso. Girar a un lado, girar al otro lado. La decisión que implica la caída de la hoja en este momento. El árbol que suelta, la gravedad que acierta, la tierra que acoge. El movimiento de la... Leer más →

El cuerpo, ese lugar desde el que no me puedo esconder.

Me llamo y vivo en un tiempo y un país levantados sobre el silencio. Además, tengo mi herida. (...) Las heridas las heredamos. El silencio las infecta. (...) Luego me hice mayor. Hacerse mayor consiste en acatar silencios y reventar silencios e ignorar silencios. Solo eso. Y la posibilidad de pertenecer o dejar de hacerlo.... Leer más →

No es la palabra Es la voz

es cuando cantamos cuando somos mejores Cuando la voz [se abre camino en el bosque del silencio o se esfuerza por escalar el eco de las montañas Es cuando . . cantamos cuando nos elevamos a ras de tierra Cuando [asoman los recuerdos del mañana cruzando el cielo Y suena lo que está por venir... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: