Hay que ponerle cuerpo, hay que dejar que suceda

. . . Me pregunto sobre la relación con mi cuerpo, me hago preguntas, hago preguntas a mi cuerpo. La mente fulmina. Tiene respuestas para todo. El cuerpo: a veces se mueve y otras se queda estático. Intento responderlas poniendo el cuerpo en acción, como si la cosa no fuera conmigo, pero sintiendo ese querer-estar-en-mi-cuerpoSigue leyendo “Hay que ponerle cuerpo, hay que dejar que suceda”