Río abajo

Has tenido que hacerte daño con el cajón de la cómoda para parar, sentarte, y centrarte, sin lograrlo, en evitar las lágrimas. El dedo se deja aplastar para que puedas llorar a gusto. Un alivio. Mientras limpiabas, en tu cabeza, pasando por el pecho, todo un agolpamiento de emociones, imágenes, memorias, lugares. 2019, el año... Leer más →

Vivir como acto de fe

Revisitar los recuerdos como un acto de fe. En la vida y en el camino, comulgando con la capacidad de lo poético, en ésta, ahora, y en las sucesivas vidas que nos van aconteciendo, aquí en la tierra, para entender algo de este recorrido y de las relaciones que vamos (des)tejiendo. La complejidad d entender... Leer más →

Trocear patatas en el aire

Yo pelo las patatas con pelador y luego las troceo en el aire. Como he visto hacer a mi madre y con toda la improvisación que conlleva. No ajustas el punto de cocción ni nada de eso, porque todo va a ojo. Los trozos salen desiguales y caen a la cazuela en diferentes momentos en... Leer más →

Aquí, con mi cuerpo

Aquí, con mi cuerpo, tanteando límites. Primera manga, primera camiseta ajustada, primer sujetador. Esto parece el paso de la adolescencia o algo así, una historia de paso a la madurez. Pero no. Esto va de la recuperación de mi hombro izquierdo. De cómo se me mete algo en la cabeza y, pumba, lo hago, y... Leer más →

Los hilos que me retuercen por dentro

Salgo de la peli de Almodóvar y la frase con la que había pensado empezar a escribir ya no cuadra con mi estado de ánimo. Si ya estaba repleta de nostalgia, no me cabe toda la que me ha (re)creado la película. Pensaba empezar renovando mis votos de enamoramiento de Asier Etxeandía, ese monstruo de... Leer más →

Falda fetiche, dosis verde y caminata

  Quiero (co) responder(te), Silvia Nanclares. En mi escritorio una foto del año pasado, en verano, cuando desmantelamos la casa de Galicia de mis padres. Pensé que no iba a poder soportar el recuerdo sin poder habitarlo en el presente. No ha dolido tanto. Fue más el momento. Y los días posteriores cuando lo pensaba... Leer más →

Nombrar el fracaso (reconociendo abismos)

Aquí estoy, nombrando el fracaso de no-ser-lo-que-se-espera-de-mí. Mi único amor es un gato. Un gato sucesivo. El que muere y el que renace. Un gato que hubo y otro que está siendo, y así será. Mi verano se conforma de lecturas bajo un emparrado, frente a una fuente, junto a una tinaja. Mientras mi único... Leer más →

Se alquila

Tan rápido como termina un amor van cerrando los lugares que conformaron su espacio-tiempo. Tan vacío queda el espacio asignado al corazón como esos locales sin vida en los que ya no sucede nada. En el cristal con papel de estraza que le quita toda su transparencia cuelga un cartel que dice : "Se alquila".

WordPress.com.

Subir ↑